¡Descubre las 3 funciones del uniforme militar!

Desde su aparición, el uniforme militar siempre ha tenido tres objetivos principales: la protección, la funcionalidad y la identificación.

A lo largo de las décadas, los combatientes llevaban ropa y armaduras protectoras, pero a partir de la Edad Media, las fuerzas militares empezaron a normalizar sus atuendos hasta llegar a lo que hoy en día se llaman uniformes militares. De hecho, los uniformes militares cumplen tres funciones clave:

  1. Protección: para proteger su territorio, el soldado debe protegerse previamente a través de ropa sólida y resistente a los riesgos potenciales que pueda enfrentar. Tales como proyectiles, explosiones, químicos y gases tóxicos, ambientes extremos y radiación.
  2. Funcionalidad: las fuerzas del Ejército tienen misiones difíciles y desafiantes. Para ayudarlos a realizarlas de manera rápida, eficiente y con la mínima energía, los expertos han diseñado los uniformes militares con telas de alto calibre, características que superan a la ropa normal, adaptados a las tareas asignadas, a las áreas de operaciones y al clima.
  3. Identificación: Este es el propósito de los primeros uniformes militares; identificar a los combatientes. En los campos de batalla podemos encontrarnos con soldados que no forman parte del ejército oficial y por lo tanto no deberían estar protegidos por las leyes de la guerra. Además, también ayudan a distinguir entre soldados amigos y soldados enemigos.

Todos los profesionales del textil militar han coincidido en estas tres funciones. Sin embargo, se enfrentaron a un dilema: ¿es necesaria la comodidad para un luchador?
Esta pregunta estuvo en el centro de los debates durante mucho tiempo. Ciertamente, el uniforme militar permitía a los soldados trabajar con normalidad, protegerse e identificarse entre sí. Sin embargo, han surgido algunas deficiencias a lo largo de su uso.

Nos referimos al estrés por calor y la sudoración profusa que perjudica el rendimiento visual, cognitivo y físico. Y ese es el resultado de la baja permeabilidad a la humedad.
También podemos mencionar las irritaciones de la piel causadas por materiales abrasivos. Estos pueden dar lugar a un malestar psicológico que influye en la motivación y el espíritu de equipo durante las misiones de alto riesgo.

Estos son solo algunos ejemplos que ilustran cómo el uniforme militar puede influir en el desempeño de los soldados, si no fuera cómodo. Y esto es lo que ha llevado a los profesionales a considerar la comodidad como un criterio imprescindible en el sector textil militar.

Los soldados permanecen en estos uniformes militares durante horas consecutivas, entrenando, limpiando terrenos, moviendo equipo militar y muchas otras tareas que normalmente dependen de los pies. Por lo tanto, el cuidado de los pies garantiza una vida militar diaria menos agotadora y más eficiente.
En este apartado, hemos tratado las diferentes funciones del uniforme militar y lo que lo hace esencial para un soldado.