Los primeros uniformes militares

En nuestro artículo titulado “¡Descubre las tres funciones del uniforme militar!”, explicamos en detalle la importancia de este atuendo para los soldados, que podemos resumir en tres puntos: la protección, la identificación, la funcionalidad y sumamos la comodidad. Para acceder al artículo completo, haga clic aquí. La pregunta que surge ahora es: ¿cómo aparecieron los uniformes en primer lugar? ¿Qué marca el comienzo de estos diseños militares?

Desde la antigüedad griega, hemos notado el uso de vestimenta unificada, como en la infantería española de Aníbal o la figura de la Grecia antigua espartana, donde vestían trajes blancos y rojos respectivamente. Pero fue recién a partir del siglo XVII, en Europa, que fue la aparición de lo que ahora se llama uniforme militar. La necesidad de conformar ejércitos regulares y vestir a los soldados a menor costo, empujó a las autoridades a repensar la vestimenta de sus ejércitos, y establecer un detallado código de vestimenta que incluye; el modelo del traje, el modelo del camuflaje, los colores que los esconderían de los enemigos y rivales del grupo militar.

Este atuendo alcanzó su apogeo durante la era napoleónica. Los oficiales vestían atuendos elegantes y bien confeccionados con extravagantes trenzados dorados o plateados, multitud de botones dorados y cuero pulido. Mientras que los soldados regulares usaban disfraces más simples. Excepto por el color, había poco que distinguiera los primeros uniformes militares de la ropa civil. Este color se ha asociado con países, como el rojo para Gran Bretaña y el azul para los Estados Unidos de América. Anteriormente, se dependía de un diseño único, tenue, para peleas, entrenamientos y eventos oficiales. Sin embargo, una distinción entre las ramas del ejército resultó esencial para diseñar ropa práctica, cómoda y duradera para cada una.

Es en este sentido, este sector ha visto variaciones en colores, elección de telas, diseño de insignias que indican rangos diferentes, número de botones, etc. Surgieron muchos elementos: botones de latón y cuero, prácticos bolsillos abotonados y adornos dorados para indicar la jerarquía del soldado.

Estos uniformes fueron diseñados, en primer lugar, para distinguir a los soldados de los civiles en tiempos de guerra. Luego, reconocer a los poseedores de armas ilegales que no estarán protegidos por las leyes de la guerra. Y finalmente, para atraer la atención de los jóvenes civiles y alentarlos a unirse al ejército.

La elección del tejido, la tecnología utilizada, el color y el tipo de camuflaje de estas prendas tiene en cuenta la misión del soldado, el clima de las zonas de combate o entrenamiento y las exigencias de cada país. Una sola mirada al uniforme militar del soldado es suficiente para tener una idea clara de su autoridad. Consulte nuestra amplia gama de uniformes militares aquí.