CASCO MILITAR

La resistencia del casco militar es una de las principales características de estos imprescindibles artículos militares. Dentro del uniforme militar, el casco militar es uno de los principales accesorios para la protección de la cabeza del soldado. El casco militar se ha utilizado desde tiempo atrás para proteger una de las partes más vulnerables del cuerpo humano, la cabeza. Un simple golpe en esta zona puede resultar devastador y fulminante, por lo que los materiales que se utilizaban en el pasado eran metálicos o cualquier otro material lo suficientemente resistente para proteger la zona encefálica del soldado. Si bien eran efectivos para soportar cualquier tipo de golpe debido al tiempo del material, este tipo de casco militar resultaba muy incómodo, tanto de llevar como por la visibilidad de quienes lo llevaban.

Además, era incómodo usarlo durante un período prolongado, por lo que la evolución del casco militar fue benéfico para los combatientes. Con el tiempo, y con la búsqueda de nuevos materiales, los cascos militares fueron cambiando. Con el nacimiento de los ejércitos, los cascos militares tuvieron que cambiar para poder generar más rápidamente. El aspecto popular del casco militar es el clásico color verde, liso en la parte superior del casco y una correa que ayuda a mantener el casco en su lugar. A lo largo de 100 años, los artículos militares han cambiado positivamente para que no se tengan problemas y puedan ser llevados cómodamente. Por este motivo, se han realizado modificaciones al casco militar en el tiempo transcurrido.

Por ejemplo, el casco militar de hace 70 años no se compara con la tecnología que se utiliza hoy. El casco militar que se utiliza en la actualidad cuentan con pequeños colchones en su interior para brindar mayor comodidad. En tiempos pasados, el casco militar no podía llevar nada más encima. En la actualidad, en el casco moderno es posible colocar iluminación, así como otro tipo de accesorios tales como equipo de audio o cámaras de video, la cuales permiten transmitir en tiempo real lo que ve el soldado frente a él. El casco militar no solo fue hecho para resistir impactos potentes, el casco militar puede salvarle la vida a una persona que haya sufrido una caída, donde el primer punto de contacto con el suelo sea su cabeza.

Asímismo, el casco militar puede resistir el impacto de diversos objetos que puedan caer a la cabeza del soldado como lo pueden ser piedras u otro tipo de objetos. Este tipo de situaciones son similares a las que enfrentan los ciclistas cuando se caen de sus bicicletas, donde sus cascos protegen el cráneo para que este no sufra ninguna lesión. Así, cuando un ciclista cae, el impacto va al casco. En el caso del casco militar, debe resistir otro tipo de colisión para mantener la integridad del soldado. En conclusión, el casco militar se ha convertido en algo característico y necesario, que sin él, el uniforme militar no brindaría la misma seguridad.